Las 12 reglas del éxito de Steve Jobs

Apple nos puede gustar o no, pero pocos se resisten a reconocer la figura de Steve Jobs como referente en la innovación y el emprendimiento.

Entre su legado se encuentra esta lista de reglas del éxito:

  1. Sé tú mismo y haz lo que te gusta.
    Crea tu propio camino, y no recorras el que los demás te marquen.
  2. Sé diferente. Piensa diferente.
    En realidad todos somos diferentes, pero la sociedad nos presiona para que disimulemos nuestras rarezas y que nos parezcamos lo máximo posible unos a otros. No permitas que te arrebatan tu identidad y defiende orgulloso tus diferencias.
  3. Esfuérzate al máximo.
    Si eres afortunado te pueden regalar cosas materiales, pero el éxito sólo tiene un camino posible: el esfuerzo.
  4. Haz un análisis de los pros y contras.
    El instinto está muy bien, y hay que seguirlo, por supuesto. Pero tenemos un órgano que nos hace especiales con respecto al resto de animales que conviene ejercitar ante cualquier decisión importante.
  5. Sé emprendedor.
    Emprender consiste en detectar problemas, buscar una solución, y llevarla a cabo. La mayoría de las personas se quedan, a lo sumo, en detectar los problemas. Una pequeña parte, además, es capaz de idear soluciones a los problemas. Y por último están los emprendedores, que además de detectar un problema e idear una solución, tienen la voluntad de llevarla a cabo y ejecutarla.
  6. Piensa en tus pasos futuros.
    Define hitos y objetivos a corto-medio plazo, como los pasos que has de dar para alcanzar un objetivo mayor. Actúa según un plan, pero un plan flexible que no te convierta en su esclavo. Tú siempre debes llevar el control de la nave.
  7. Aspira a ser el líder.
    No confundir líder con jefe. Un jefe ordena desde un altillo, a un líder se le sigue porque es el compañero que siempre va primero.
  8. Visualiza el resultado.
    Para poder hacer algo primero hay que soñarlo, imaginarlo, dibujarlo… Tus objetivos se harán realidad si te lo crees y vas a por ellos con decisión.
  9. Pide opinión.
    “Nunca he encontrado una persona tan ignorante que no pueda aprender algo de ella” – Galileo Galilei
  10. Innova y crea, no copies.
    Huye de tareas mecánicas y repetitivas, porque matan la creatividad. Busca actividades que no tengan nada que ver con tu profesión. Haz cosas distintas cada vez que tengas oportunidad. Libera tu mente de convenciones sociales o normas morales. Busca soluciones pensando como un niño.
  11. Aprende del fracaso.
    El fracaso es la experiencia de la que más se debe aprender, porque aprendes cómo no se deben hacer las cosas, que es tan importante o más que aprender cómo sí se deben hacer.
  12. Aprende continuamente.
    El día que dejes de aprender cambia de trabajo, de ciudad, de pareja… no dejes que tu cerebro se atrofie. Siempre hay algo que aprender. Cosas que posiblemente no tengan utilidad para ti hoy día, quizás mañana le encuentres una aplicación fantástica que nunca antes se le había ocurrido a nadie.

Y yo añado una 13: rodéate de gente que entienda esos 12 puntos.

http://www.youtube.com/watch?v=npkEzAmEB84

Leer Más

Toma de decisiones

Adulto: Llegado a su mayor crecimiento o desarrollo. Llegado a cierto grado de perfección, cultivado, experimentado.

Se suele decir que uno es adulto cuando tiene que tomar decisiones importantes.  De ser así los niños de 4 años también serían adultos, porque, para ellos, decidir entre ver “Monster University” por millonésima vez o ver “El Gato con Botas” por milmillonésima vez es la decisión más importante de sus vidas.

No. Eres un adulto no cuando tienes que tomar decisiones importantes sino cuando esas decisiones repercuten en las vidas de los demás. En la vida de las personas hay tres niveles de adultez: poco o nada adulto, adulto, padre, y luego jubilado (que sería como volver al primer nivel). Yo estoy en el nivel padre, disfrutando de esa personita, y sufriendo al mismo tiempo el estrés de la toma de decisiones… porque hasta qué ceno o qué bebo es una decisión que repercutirá en mis hijos al ser yo su modelo a seguir.

Pero hay personas que toman decisiones sobre la vida de los demás sin la más mínima vacilación ni remordimiento, es decir, con absoluta falta de empatía por los demás. Psicópatas, si hablamos en términos psicológicos. Y, curiosamente, son este tipo de personas las que tienen mayor éxito profesional. La gente que deja entrar a sus sentimientos en sus tomas de decisiones suelen fracasar en lo profesional, y lo tienen muy fácil para fracasar también en lo personal. “Mentefría” no es sólo el apodo de Maxi (de la serie “La que se avecina“), es un valor que todos nosotros deberíamos cultivar.

Lo peor de la toma de decisiones no es ese momento en el que sufres por tomar la decisión correcta, sino que viene después, cuando tu decisión da un resultado negativo… momento en el cual te torturas a ti mismo por no haber acertado. Pero ¿cómo puedes saber si el otro camino te habría llevado a un resultado mejor? Es sencillo, nunca lo sabrás.

Toma decisiones, sigue el camino que te marques, y no mires atrás. Aprende a ser un poco psicópata y serás mucho más feliz.

 

Leer Más

Nueva etapa

Comienzo una nueva etapa en mi vida, y cada vez que eso ocurre lo reflejo en un nuevo diseño en mi blog. Han sido 3 años de autónomo/empresario muy intensos y enriquecedores, pero que finalmente no me han dado el fruto esperado. Por lo tanto ahora toca hacer cambios profundos en lo personal y profesional.

En esta ocasión he elegido un diseño minimalista, centrado en lo que importa de verdad, desechando lo que no funciona, y con mi toque personal.

Y es que justo en eso va a consistir esta nueva etapa de mi vida: poner el foco en lo importante, objetivos sencillos y claros, y construir desde mi propia identidad.

cambio

Leer Más